Nº. 1 of  11

A veces, la lluvia

Algo tiene que cambiar para que todo siga igual...

Lo asumo, hoy te caigo fatal.
No conseguiste lo que deseabas y me querías colgar desde el minuto en el que viste flaquear tus razones. Una retahíla de “soy la única que no puede” y “no vamos a educarte según el criterio de familias que no son la nuestra” y finalmente hubo que recurrir a  las dos palabras mágicas para cerrar la conversación: tu nombre y apellido.
Ahí, ambas, tocamos techo.

Lo asumo, hoy te caigo fatal.

No conseguiste lo que deseabas y me querías colgar desde el minuto en el que viste flaquear tus razones. Una retahíla de “soy la única que no puede” y “no vamos a educarte según el criterio de familias que no son la nuestra” y finalmente hubo que recurrir a  las dos palabras mágicas para cerrar la conversación: tu nombre y apellido.

Ahí, ambas, tocamos techo.

Hoy, a ratos, me quise perder.

Hoy, a ratos, me hubiera gustado tener la varita que todo lo arregla.

Hoy, a ratos, lo conseguí.

Llegas a casa y cuentas tanto y tan intenso que lejos de parecer que regresas del colegio parece que vienes del futuro…

Llegas a casa y cuentas tanto y tan intenso que lejos de parecer que regresas del colegio parece que vienes del futuro…

A veces, reparas justo en esa estantería y sonríes al observar el collage que el azar cotidiano ha decidido componer a lo largo de los años…

A veces, reparas justo en esa estantería y sonríes al observar el collage que el azar cotidiano ha decidido componer a lo largo de los años…

Una tarde de trabajo frustrante en la cual tratas de explicar, por teléfono y con plazos apurados, por qué narices has escrito imaginación y no fantasía. ¿Por qué? Porque es el pilar de un discurso basado en la experimentación y en la creación y porque, por supuesto, no significan lo mismo. 
-Carmela, ven.
-¿Qué quieres?
-¿Sabes en lo que se diferencia la imaginación de la fantasía?
-Claro, la fantasía es cuando piensas en cosas guays que pueden no existir y la imaginación cuando piensas en imágenes o en momentos que los puedes (o se pueden) hacer realidad.
-Gracias, amor.
-Todo el mundo lo sabe mami.
-Ojalá…
Y siento que respiro por primera vez en varias horas.

Una tarde de trabajo frustrante en la cual tratas de explicar, por teléfono y con plazos apurados, por qué narices has escrito imaginación y no fantasía. ¿Por qué? Porque es el pilar de un discurso basado en la experimentación y en la creación y porque, por supuesto, no significan lo mismo. 

-Carmela, ven.

-¿Qué quieres?

-¿Sabes en lo que se diferencia la imaginación de la fantasía?

-Claro, la fantasía es cuando piensas en cosas guays que pueden no existir y la imaginación cuando piensas en imágenes o en momentos que los puedes (o se pueden) hacer realidad.

-Gracias, amor.

-Todo el mundo lo sabe mami.

-Ojalá…

Y siento que respiro por primera vez en varias horas.

Siempre andas con miles de bolsas de un lado para otro. Organizas tus días, tu equipaje de dos noches por semana, toca educación física, ballet o endulzar el neopreno. Siempre tú. Piensas en lo que te vas a poner martes, miércoles y jueves, en lo que te hace falta llevar para esos días. Jamás se te olvida nada.

Antes, cuando no estabas, cerraba la puerta de tu cuarto. Ahora me regocijo tratando de recoger algo que dejaste caído, en ese cuarto que siempre es lo más ordenado de la casa. Y oliendo cada cuello de tus camisas, que últimamente han decidido oler a mi crema, y pensando que es maravilloso reconocerte aún como “pequeña” por los rincones de tu reino.

Hemos pactado una hora de recogida: las seis y cuarto.

-Si no hace viento regresamos pronto y a las seis y cinco puedo estar fuera, pero si lo hace, hasta las seis y media no salgo. Así que creo que las seis y cuarto es una buena hora, unos días espero yo, otros vosotros.

-Vale, a las seis y cuarto.

-Ah, pero hoy me lavo el pelo…

Mientras pensamos en lo que esta última premisa puede significar nos entretenemos con la luz y la marea.

Pasan las estaciones, pasan los días. Las primeras vacaciones en esta época en diez años… Y yo me alegro tanto y tengo tanto  y tan bueno que celebrar que esta vez (creo) no se debe solo a mi naturaleza optimista sino a tantos que me acompañan y creen en mí en este fenómeno camino…

Pasan las estaciones, pasan los días. Las primeras vacaciones en esta época en diez años… Y yo me alegro tanto y tengo tanto  y tan bueno que celebrar que esta vez (creo) no se debe solo a mi naturaleza optimista sino a tantos que me acompañan y creen en mí en este fenómeno camino…

Si a las ocho de la mañana yo comienzo el día ensayando el “Don Juan” de esta noche en la bañera y tú localizando la laca de uñas negra es que estamos ¿en clara sintonía?

Si a las ocho de la mañana yo comienzo el día ensayando el “Don Juan” de esta noche en la bañera y tú localizando la laca de uñas negra es que estamos ¿en clara sintonía?

Llega una foto.
De repente no recuerdas el momento en el que fue tomada, y eres consciente (muy) de que ya te parecía mayor y ahora te das cuenta, con sorpresa, de lo nenas que, en realidad, erais las dos…
*Photo by Ce

Llega una foto.

De repente no recuerdas el momento en el que fue tomada, y eres consciente (muy) de que ya te parecía mayor y ahora te das cuenta, con sorpresa, de lo nenas que, en realidad, erais las dos…

*Photo by Ce

Nº. 1 of  11